María Patiño, muy enfadada con Antonio Montero, le insulta gravemente y le pone la cruz: “No quiero tenerlo como amigo”