Raquel Mosquera, al límite