Tita y Blanca, sus vidas