La divertida e inesperada anécdota de Joaquín con dos coreanas que le siguieron hasta España