Ocho hermanos y dos habitaciones: Joaquín nos hace reír con las anécdotas familiares de su infancia