Lydia Boquera de Buen, una estrella gracias al ojo de Chicho Ibáñez Serrador