Pablo López: “No sé si por suerte o por desgracia, pero sigo siendo el mismo: un niño viejo”