Quique San Francisco: “Conocí a mi padre, Vicente Haro, con 17 años, pero recuperamos el tiempo perdido”