Revilla responde a la pregunta de su mujer: “¿Me has puesto los cuernos alguna vez?”