"Trata de arrancarlo, Carlos": La mítica frase que acompaña siempre a Luis Moya, hasta cuando coge un taxi