Alejandro Sanz pinta con su amigo Domingo Zapata, el hombre que le pintó la sotana al papa Francisco