Bertín le rompe el frasco de la sal a María Jiménez y saca su lado más supersticioso