Patricia sentía verdadera aversión por Sobera antes de conocerle: "¡Me caía fatal, le tenía rabia!"