El bache profesional de Christian Gálvez: de recibir un Premio Ondas a trabajar en una juguetería