Edmundo Arrocet, en ‘Mi casa es la tuya’: “Si María Teresa entra en mi habitación le entra un soponcio”