La triste estancia de Edmundo en Australia: “Lloré en los baños del hotel y del aeropuerto”