La dura pero feliz infancia de Paz Padilla: “Nos alimentábamos de pan duro y huevos cascados”