Jorge Javier estuvo a punto de entrar en el Opus Dei