Las ‘perlas’ de Revilla: “¡Es imposible que aquí llueva! ¡Esto es el caribe del cantábrico!”