El infalible método de Rocío Jurado: cómo se relajaba para no sufrir cuando Ortega Cano toreaba