El último tuit de Luis Salom: enormes ganas de subirse a la moto y una sonrisa eterna