Y al tercer partido, La Roja volvió a su ser: Tiki Taka y efectividad en los últimos metros