Los jugadores de El Salvador intentan borrar la línea que el árbitro pinta con espray