Jorge Javier Vázquez, en blanco y negro