Anabel Pantoja pierde la paciencia con los colaboradores: “¡Tiene hue*** que me tenga que comer los marrones de otros!”