El polígrafo de Raquel Bollo, el más duro