Cristina, la Veneno: “Llegué a cobrar tres millones de pesetas por media hora"