Miriam, rota de dolor, no puede contener las lágrimas: “Cómo te atreves a decir que soy una decepción y una mala mujer”