Los nervios juegan una mala pasada a Patiño en la vuelta de Bárbara Rey