Mónica, de virgen a empresaria del sexo