Igor y Ainara, ¿final feliz?