La pista sobre el secreto de Julen que ha desconcertado a los Gemeliers: ¡Un delfín!