El dilema de Álvaro pone en juego la primera inmunidad