Nicolás enseña la invitación de la Casa Real