Mayte, destrozada, confiesa su mayor miedo: "No quiero que mis hijos escuchen en televisión que su madre ha sido prostituta"