Arena en la cara y viento huracanado: la complicada conexión de Marc Calderó desde la Barceloneta