El coronavirus puede estar donde menos te lo esperas: un bautizo, un funeral o un convento de clausura