La factura de la decisión británica al sector del turismo: 45.000 millones en pérdidas acumuladas