Cierran los bares y proliferan las fiestas ilegales: 600 euros por noche y sin medidas de seguridad