Sonsoles Ónega lo tiene clarísimo: “Las tildes y faltas de ortografía deberían ser motivo de despido laboral”