El susto de Sonsoles Ónega al ver peligrar la vida de una reportera: “Ay, Dios mío”