Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carlos Rodríguez, 'Ocelote': "Jugar es un trabajo y me levanto pronto, entreno, salgo a correr, leo y medito"

La industria de los videojuegos es la primera industria de ocio en España. En 2013 España se gastó 762 millones en este sector, que cuenta ya con jugadores profesionales. Uno de esos jugadores es Carlos Rodríguez, 'Ocelote', uno de los mejores del mundo. "Me levanto pronto, entreno, salgo a correr, leo y medito", ha explicado Carlos, que puede ganar entre 500 y 600.000 euros anuales.

A sus 23 años, Carlos Rodríguez, conocido como 'Ocelote', es en uno de los mejores jugadores de videojuegos del mundo y ha ganado una fortuna con un trabajo que comenzó como un hobby. "Un día mi padre me dejó echar un par de partidas con sus amigos y a partir de ahí....Me compraron un ordenador y poco a poco me fui haciendo bueno. Empecé a jugar y vi oportunidades, que esto podía ser un deporte. Vi oportunidades desde pequeño. Nunca me planteé ser jugador profesional,  simplemente fui mejorando y fui entrenando más y más", ha explicado Carlos, que con apenas 16 años acudió a su primer torneo en Hannover, donde quedó séptimo. "La primera vez que jugué gané 2.000 euros porque quedamos séptimos."
"Jugar es un trabajo y me levanto pronto, entreno, salgo a correr, leo y medito"
Aunque jugar a videojuegos comenzó siendo un hobby, Carlos ha explicado que con el paso de los años se ha convertido en una profesión por lo que tiene que trabajar duro para mejorar. "Da la casualidad de que tu trabajo es un hobby pero no deja de ser un trabajo. Hay que levantarse pronto, hay que trabajar para ello, hay que ver repeticiones, salir a correr, leer, meditar", ha asegurado 'Ocelote', que ha explicado que le gustan los juegos con mucho rango, que sean conocidos por mucha gente.

Convertido en un profesional, Carlos Rodríguez recorre el mundo participando en torneos. "Voy compitiendo por todo el mundo. Cuando te haces un jugador bueno te clasificas para torneos en Nueva York, Los Ángeles, Corea, Sao PaulO....", ha explicado 'Ocelote', que ha asegurado que algunos países los jugadores son auténticas estrellas. "Hay países que están muy avanzados y en España vamos poco a poco. En los torneos puede haber 15.000 personas en un estadio", ha explicado Carlos Rodríguez, que ha asegurado que cuando llegaas a un nivel juegas con gente que ya conoces de otros torneos. "Tú vas jugando con gente de otros países pero cuando eres bueno juegas con gente que conoces, gente muy buena que has visto en torneos...", ha señalado 'Ocelote', que ha señalado que hay chicas muy buenas dentro de este mundo. "Yo tenía un equipo femenino y eran muy buenas. Ganaban a jugadores hombres reconocidos."
Patrocinadores, contratos, mercado de fichales
El mundo de los jugadores está muy profesionalizado. Cuentan con patrocinadores, hay contratos de por medio, mercado de fichajes... "Cada jugador tiene sus patrocinadores individuales, yo también tengo y vendo merchandising. Juego para un equipo, un equipo que acabo de crear yo, y ese equipo tiene patrocinadores, ese equipo paga a los jugadores para que vayan a torneos, que también tienen  patrocinadores o inversores. Todo va por contrato firmado, está muy legalizado. Hay un periodo de fichajes y no puedes fichar cuando el torneo se está llevando a cabo", ha explicado Carlos Rodríguez, que puede llegar a ganar entre 500 ó 600.000 euros anuales. "No me preocupo por el futuro pero trabajo para mi futuro. Me van muy bien las cosas pero no quiere decir que me estanque aquí", ha dicho 'Ocelote', que comparte equipo con otro español, dos franceses y un sueco - coreano.
"Es cuestión de años que todo el mundo conozca esto"
Aunque la industria del videojuego es la mayor industria del ocio en España, a nivel profesional apenas se conoce. Todo llegará. "Yo con mis padres veía la fórmula 1, el fútbol... mis hijos verán además los deportes electrónicos. Es generacional, es cuestión de años que todo el mundo conozca esto", ha dicho Rodríguez, que ha asegurado que no hace falta ninguna cualidad especial para jugar. "No hace falta que seas un cerebrito para jugar, mi padre  juega."