Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Examiga de Torbe: "He visto a chicas llorando y decir que no querían hacerlo"

Contactó con Torbe a través de la web y me empezó a darle trabajo. "A partir de ahí empezó a llamarme para ir a los bukakes como mamporrera", dice esta extrabajadora y amiga de Torbe. "Me invitó a su casa porque no era de aquí y me dijo que no tenía que pagar, simplemente hacer webcam y trabajar con él. Tenía la opción de grabar con otros pero tenía que hacerlo con él sí o sí", relata esta joven, que asegura que las chicas ucranianas se negaban en ocasiones a grabar. "Se veía que más de una de las chicas ucranianas no iba a gusto, se quedaban vomitando. El cámara iba detrás, las grababa vomitando y luego se duchaban. He visto a varias llorando y decir que no querían hacerlo y mila decir que sí tenían que hacerlo. Sabían a lo que venían, lo que no sabían es que iba a haber tantos tíos. Al verlos se ponían mal y tenían que beber. ¡Se ponían cieguísimas!". Respecto a Boris, esta extrabajadora ha asegurado que detallaba cómo querían que se hicieran las cosas. "Las chicas hacía tres bukakes, entre el primero y el segundo iban a casa de Torbe. A cada chica que hacía bukake, se la traía a casa y se acostaba con ella. Ninguna teníamos contrato, el tema de las analíticas no lo llevaba nada al día. Un poco caos, la verdad".