Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lucía, desde el plató: “No me hace gracia el acercamiento entre Omar y Paula”

El juego de la verdad provocó una conversación colectiva en la que Omar y Paula se sinceraron por primera vez después de todo lo ocurrido. Él confesó que se arrepentía de haber hecho daño a la hawaiana y que tiene una conversación pendiente con ella. Lucía ha hablado sobre este acercamiento en el debate: “No me hace gracia pero esto no va a dinamitar lo que yo he vivido con él dentro de la casa. Entiendo que sean cordiales pero no me alegro".

Desde el exterior, Lucía ha sido testigo de una conversación entre Paula y Omar. Los concursantes jugaron al juego de la verdad, portando un cartel cada uno en el que aparecía la palabra “mentira” o “verdad”. Contestando lo contrario a lo que pensaba, Omar contestó a las preguntas de Paula: se mostró arrepentido por haberla hecho daño, dijo que tenía una conversación pendiente con ella y algo que a la hawaiana le llegó al alma: “No mentí cuando te dije que me habías dado cosas que no me habían dado en la vida”.
Lucía ha aclarado esta última frase de su novio: “Omar es una persona que necesita mucho cariño y, en ese sentido, Paula y yo somos completamente diferentes. Ella le ha dado ese toque aniñado y de cariño constante que no va conmigo pero no tengo ninguna duda de lo que siente por mí”; ha dicho, aunque sí ha manifestado que se siente molesta por este “buen rollo” entre “el padre de sus hijos” y la rubia: “Yo sé que está bien que tengan una cordialidad pero una cosa es lo que sé y, otra, lo que siento. No me hace gracia”.
Omar: “Leer el libro de Pedro García Aguado me está ayudando mucho”

Omar ha tenido una conversación muy tranquila con Paula, nada que ver con las violentas discusiones de las últimas semanas. El concursante ha reconocido que el libro que Pedro García Aguado dejó en la casa le está ayudando mucho: “Yo creía que era un chico maduro pero me he dado cuenta de que no lo soy. La ira, la frustración y el odio no llevan a ningún sitio”.