Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Yoli y Jonathan ponen fin a su tonteo

Yoli y Jonathan han tenido una conversación muy seria después de su –breve pero intenso- magreo en el almacén de la casa durante la fiesta ibicenca. El primo frenó a la rubia, que está segura de que no se ha confundido de la atracción que hay entre los dos. Jonathan ha reconocido que le gustan sus cariños: “A mí me gusta todo lo atenta que es conmigo y me dejo llevar porque soy un poco cabroncete pero no quiero que pase nada porque sólo pienso en la persona que tengo fuera”, ha dicho a sus compañeros, después de ponerse a llorar cuando salió del almacén.

Con las mismas palabras se lo ha explicado a Yoli y ella lo ha visto todo claro: “Yo no voy a negar que nosotros nos hemos gustado y lo que no quiero es quedar yo como la mala de la película porque haberte ido a buscar. Lo reconozco, te he buscado, pero tú también a mí. Y, para que no haya más confusiones, lo voy a cortar todo”. El primo le ha reconocido que, fuera de la casa, no hubiera pasado nada entre ellos. La rubia le ha dicho que es mejor que mantengan una relación cordial.
Ya en el confesionario y, a solas, Yoli se ha desahogado: “No voy a buscar más a Jonathan porque me hago daño a mí misma. Y no voy a llorar delante de él porque yo no lloro delante nadie”, ha asegurado, haciendo alusión a los llantos del concursante la noche anterior al sentir que estaba “jugando con dos mujeres a la vez”.
Juanma, el otro primo, pone la mano en el fuego porque no va a pasar nada entre los dos. “Yo conozco muy bien a mi primo y sé que, si quisiera algo con ella, ya hubiera pasado el primer día que Yoli se metió en la cama con él".