Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Luis, a Paula: “Menudo culo te ha dado Dios”

Después de la tremenda decepción que se ha llevado, Paula ha encontrado refugio en otro de sus compañeros de concurso: Luis. Ahora, es el torero quien le da cariño antes de dormir y le ofrece todo su apoyo y comprensión. Y está encantado: “Paula es una chica extraordinaria. Es dulce, espontánea, muy guapa y tengo feeling con ella”, ha dicho, además de recalcarle lo mucho que le gusta su culo.

De momento, dicen que lo suyo es sólo amistad. Se sienten “hermanados” y muy arropados el uno por el otro; especialmente Paula, que se está refugiando mucho en Luis para superar la tensión que le causa el tener que estar conviviendo con Lucía y Omar. El torero, le da consejos por la noche, bajo las sábanas: “No pierdas los papeles nunca para no ponerte a su altura”, le dice, antes de arroparla y darle un beso en la mejilla de buenas noches. “Me gusta mucho hablar contigo porque siempre tienes cosas sabias que decir”, le contesta ella y le da la mano.
Luis ha dicho en el confesionario lo mucho que le agrada la compañía de la hawaiana: “Es una chica muy, muy dulce y me río mucho con ella, me lo paso muy bien. Es muy espontánea y muy guapa y creo que esta amistad va a durar mucho”. El concursante la define como a una amiga; sin embargo, se ha fijado mucho en su físico: “Haz mucho deporte y no te quedes delgada para no perder ese culo que te ha dado Dios”, le ha soltado corriendo en la cinta.
Paula, tampoco se ha quedado corta cuando le ha preguntado: “¿Cómo tienes la picha?” Porque, a veces, por la mañana, quiero darte un abrazo o algo pero, a ver qué me voy a encontrar…”. Después de la fiesta hawaiana, en la que los nuevos ‘amigos’ se lo pasaron muy bien juntos, Omar estaba casi seguro de que se habían liado.