Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El plan de conquista de Maite a Carlos Lozano: bailes, piropos, tocamientos...

Suso, Maite y Raquel, exconcursantes de 'GH 16', han vuelto a la que un día fue su casa para poder disfrutar de una cena en el restaurante de 'GH VIP'. Antes de entrar en la casa, Maite confesaba sus intenciones de conquistar a Carlos Lozano. Una vez allí, no se ha cortado y le ha dedicado todo tipo de piropos e indirectas, algo que parece no haberse tomado muy bien el presentador.

Antes de subir a Guadalix para disfrutar de la cena, Maite, antigua inquilina de la casa, ha entrado en el plató bailando y cantando su ya éxito, 'La papela del camión'. La exconcursante de 'GH 16' ha confesado a Sandra Barneda sus intenciones de intentar conquistar a Carlos Lozano.

Maite ha llegado a la cena con el claro propósito de intentar conquistar a Carlos Lozano y así se lo ha hecho saber a Raquel y a Suso. Cuando el presentador ha llegado para servirles, la exconcursante de 'GH 16' se ha acercado sensualmente mientras alababa sus músculos. Además, le ha confesado que le conquistaría con una "sopa de almejas con mucho fluído". A los comensales parece no haberles gustado mucho la sopa que han hecho los concursantes.

El segundo el plato ha sido la ocasión perfecta de Maite para seguir su plan de conquista a Carlos Lozano. La exconcursante no se ha cortado al decirle que está enamoradísima de él y que podrían congeniar muy bien por su signo del zodiaco. Además, ha sorprendido al presentador al cantarle y bailarle 'La papela del camión'.

Solo quedaba servir el postre a Maite, Raquel y Suso, pero, según ha contado Sandra Barneda, Carlos Lozano se ha enfadado debido a la actitud de Maite y se ha negado a seguir sirviendo la mesa. Finalmente, a pesar de intentar que Laura sirviera a los comensales, el presentador ha terminado haciéndolo él e incluso hablando muy amablemente a Maite.