Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las lágrimas de Kiko Matamoros: de una reconciliación a un helador reencuentro

Kiko Matamoros ha confesado durante el debate estar "muy tocado". El colaborador de 'Sálvame' ha pasado tres días junto a su hija Laura, unos días que han servido para que padre e hija se reconciliaran y hablaran de sus diferencias. Pero la alegría de Kiko ha terminado al llegar al plató y tener que enfrentarse a su hijo Diego, al que se ha negado a abrazar.

Laura Matamoros se ha derrumbado con la llegada de su padre a la casa de Guadalix. La concursante ha declarado que se ha sentido engañada y manipulada por la situación y no entiende la actitud de Kiko Matamoros. "Está claro que hago muchas cosas mal y mi carácter es muy complicado", ha reconocido, pero ha sentenciado: "Me hubiese valido más fuera que aquí su perdón".
Kiko Matamoros se ha mostrado muy emocionado en su vuelta al plató tras pasar unos días con su hija en la casa de 'Gran Hermano VIP'. "Llevo emocionado bastante tiempo. He llegado tocado y sigo tocado. Ha pasado lo que quería que pasara", ha dicho con la lágrima a punto de caer. "Por lo menos he podido ayudarla dentro de mis posibilidades y que sepa que por encima de todo un padre es un padre", ha añadido. Además, ha reconocido sus errores: "Sé que me he equivocado en muchas cosas y soy el primero en pedir perdón".
Todos esperaban una reconciliación entre Kiko y Diego similar a la que pudimos ver con Laura, pero no ha sido así. Con un "Diego está en otra posición diferente a Laura", Kiko Matamoros dejaba claro que no tenía intención de abrazar a su hijo. "Hay cosas que tenemos que hablar antes de darnos un abrazo", ha añadido. Por su parte, Diego le ha dado un consejo: "Espero que de verdad haga las cosas bien a partir de ahora y pienses más en tus hijos, en las repercusiones y valores más lo que tienes. Ella te quiere".

Kiko Matamoros ha declarado que no quería desestabilizar a Laura con su entrada en la casa de Guadalix. Por eso, el colaborador le ha dicho a su hija lo que necesitaba oír, pero ha afirmado que necesita "hablar muchísimo más con ella, no era el momento".

Laura se despide de Kiko Matamoros entre lágrimas: "Te quiero"
Tras unos días en el 'Gran Balneario VIP', Kiko Matamoros ha tenido que dejar la casa donde ha vivido grandes momentos junto a Laura. Padre e hija han protagonizado un bonito momento al despedirse, con lágrimas incluídas, y el colaborador de 'Sálvame' ha aconsejado a su hija que recuerde todo lo que le ha dicho durante estos días. "Te quiero", ha dicho Laura. "Suerte", ha respondido él.
Kiko Matamoros ha podido ver las imágenes en las que Laura le critica duramente. "Hay verdades, medias verdades y mentiras. Entiendo que cada uno maneja una versión de las cosas", ha dicho el colaborador, y ha añadido: "Soy consciente de que mi hija sufre y eso me duele. Me interesa la felicidad de mi hija y que sepa asumir con naturalidad algunas cosas de la vida".
En su paso por el 'Gran Balneario VIP', Kiko Matamoros ha hablado con su hija para dejarle claro que los trapos sucios se lavan en casa y no en 'La Casa'.  "Por encima de todo está el cariño de un padre a una hija y tiene que entender eso", ha afirmado el colaborador de 'Sálvame'. En una conversación, Kiko ha defendido a Javier Tudela, algo que ha provocado los celos de Laura.