Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Liz, tras la discusión con Laura: "Me doy vergüenza ajena"

En plena fiesta, Alejandro, visiblemente enfadado, le recriminó a Liz que hubiese contado ‘su secreto’, un secreto que ya sabían varias personas en la casa y por eso a Liz le parecía absurdo, aunque negaba que ella hubiese contado nada.

"Con eso no se juega", le decía entonces el míster a Laura. “Yo no soy la que juega”, le respondía la hija de Kiko Matamoros. A Liz no le gustó esa respuesta porque según ella estaba dando a entender que otras sí que estaban jugando… y comenzó una discusión en bucle que parecía no tener fin.
Tan crispados estaban los ánimos que en un momento dado parecía que el asunto se les iba de las manos. En varias ocasiones tuvieron que intervenir varios compañeros para separar a las jóvenes. “Serás muy lista, pero cuando tú ibas yo ya venía”, le gritaba Liz a Laura.
Era imposible que se pusiesen de acuerdo y cada una terminó por su lado contando su versión. Al día siguiente llegaron las reflexiones.
Laura critica la actitud de Liz
Después de la bronca, la hija de Kiko Matamoros reflexionaba por la mañana en el confesionario. "El pollo que montó haciéndose la víctima, gracias a Dios que está todo grabado, menos mal. Tan amiguitas que decía que éramos, de corazón digo, que se ha acercado a mí para tener el apoyo de mi padre, seguro", aseguraba.
Liz hace autocrítica y pide perdón a Alejandro
Liz se ha levantado pensativa, sabiendo que durante la fiesta no actuó bien enfrentándose a Laura por una tontería y ha hecho autocrítica en el confesionario. “Me doy vergüenza ajena. Quiero hablar con él (Alejandro) pero me da vergüenza, lo peor de todo es la conciencia y mi conciencia me está diciendo desde ayer ‘eres gili…’ si pudiera volver atrás me callaba, estábamos tan bien…”, decía Liz que quiso escribir una carta a Alejandro pidiéndole perdón.