Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pascual, segundo expulsado de Isla Bonita

Las lágrimas inesperadas de Pascual han mostrado el lado más tierno y sensible del concursante. Debido a una disputa familiar, el policía ha pedido su expulsión, y así ha sido. El público ha decicido darle otra oportunidad a Viviana Fisgueredo, que se ha salvado de ser expulsada por segunda vez. "Para mí el mejor premio ha sido darme cuenta de que mi familia es lo más importante", ha dicho el concursante.

Pascual ha pedido su expulsión y el público se la ha concedido. Aran Aznar ha sido la encargada de nominar a los concursantes de Isla Bonita: "Nomino a Pascual porque está débil psicológicamente, Abraham físicamente y a Vivi porque no me gustaría verla sola". El resto de compañeros han salvado a Abraham, dejando a Pascual y a Viviana como nominados definitivos.
Viviana se ha defendido así: "Sé que hay cosas que no he hecho bien y quiero quedar bien con todos. No quiero perder la amistad, voy a estar sola en Madrid y quiero hacer nuevos amigos".

Pascual muestra su lado más sensible
En un momento de bajón ante la nominación, Pascual ha mostrado su lado más sensible al confesar que le gustaría salir expulsado para poder reconciliarse con sus padres. El concursante le confesó a Suhaila que no se llevaba bien con su familia, y ahora parece que se ha dado cuenta de que son muy importantes en su vida y quiere recuperar la relación con ellos.

"Yo cada vez voy peor con la espalda, voy a ser una carga para mis padres y quiero decirles que les quiero. Mi padre está malo y no quiero que me vea mal aquí", así ha pedido Pascual su expulsión.
El policía le ha dedicado unas palabras: "Os quiero mucho y, aunque no os haya dado besos, sabéis que para mí sois lo más importante. Os prometo de corazón que todo va a cambiar", ha dicho entre lágrimas. Ante su llanto, Jorge Javier Vázquez ha intentado animar el emotivo momento: "Debe volver la mili obligatoria a España".
Finalmente, Pascual ha sido el elegido para abandonar la isla, como él mismo pidió al público. "Muchas gracias. Para mí el mejor premio es haberme dado cuenta de lo que he dicho antes", refiriéndose a la reconciliación con sus padres.